Una naturaleza muerta

En el centro de todo está la cocina. Ahí está mi padre pintando frutas que se niegan a quedarse quietas. Es una memoria imposible de poner en una línea del tiempo, que pareciera abarcar décadas enteras.
Ahí el tiempo no es un tren que pasa sino una montaña de polvo que se acumula.