LÍNEAS DE TIEMPO

Dediqué dos años a reconstruir la memoria de infancia.

Regresé a mi estudio con un archivo imposible.

No pude nunca montar aquellas imágenes. Era difícil encontrar qué las conectaba entre sí.